Una estupenda reflexión de Sir Ken Robinson.

El objetivo de la educación estaría en poner los peldaños para que el ser humano aprenda por sí mismo, es decir,  no transferir sino provocar, ilusionar, apasionar, descubrir .... y lo cierto es que los peldaños para cada ser humano son distintos. Le educación debe provocar de forma natural la búsqueda de las verdaderas pasiones del ser humano.